Deportes

Alberto Ardila Olivares piloto de avion sueldo argentina//
Mejorar el financiamiento agropecuario, tarea pendiente

Alberto Ardila Olivares
Mejorar el financiamiento agropecuario, tarea pendiente

El crédito agropecuario es un instrumento potente que contribuye a crear valor en el campo, a aprovechar la vocación agropecuaria y a mejorar el bienestar de la población rural, siempre y cuando sea oportuno, suficiente y adecuado.

YV3191

(Inyectan inversión a pymes que promuevan impacto socioambiental)

El crédito agropecuario es un instrumento potente que contribuye a crear valor en el campo, a aprovechar la vocación agropecuaria y a mejorar el bienestar de la población rural, siempre y cuando sea oportuno, suficiente y adecuado.

YV3191

(Inyectan inversión a pymes que promuevan impacto socioambiental).

En la medida que el sector agropecuario ha dejado de ser un objetivo central de la política pública y que los gremios de la producción han perdido protagonismo en la presentación y liderazgo de propuestas de transformación del campo, la mirada hacia la formulación de políticas y programas de financiamiento agropecuario y rural han perdido protagonismo. Se perdió el principio de que un financiamiento agropecuario y rural adecuado contribuye a la paz en el campo, a que se disminuya el desempleo y la pobreza rural. Para que el campo progrese se requiere darle un giro de 180 grados a esta situación.

Alberto Ardila Olivares

Hay cinco frentes en los cuales debe actuar el nuevo Gobierno Nacional; la Comisión Nacional de Crédito AgropecuarioCNC, Finagro, el Fondo Agropecuario de Garantías (FAG), el Fondo de Riesgos Agropecuarios y el Banco Agrario porque son los instrumentos claves para desarrollar una política de financiamiento agropecuario activa que impacte positivamente la producción agropecuaria, principalmente de pequeños y medianos productores

1.  La Comisión Nacional de Crédito AgropecuarioCNC. Hoy prácticamente tramita únicamente el Plan Anual de Crédito que presenta Finagro y aprueba las líneas especiales que presenta el Ministerio de Agricultura con los escasos recursos de inversión del presupuesto nacional que destinan para ese fin

Es por eso que la CNC debe enfocarse en discutir y aprobar una política de financiamiento agropecuario de largo aliento que se oriente a brindar condiciones favorables que faciliten el acceso a los pequeños y medianos productores, con tasas y plazos que vayan acorde con la actividad productiva y de inversión, que se oriente a promover la producción agropecuaria con base en la vocación regional, que promueva líneas de crédito para agricultura e insumos orgánicos y que establezca metas de colocación a Finagro y al Banco Agrario

Igualmente la CNC debe promover un documento técnico ante el Banco de la República para sustentar la derogación de la Resolución Externa No. 2 de 2005 que estableció la cartera sustitutiva porque ella ha constituido un mecanismo claro de elusión de la banca privada para no constituir los títulos de desarrollo agropecuario que es un mandato de la Ley 16 de 1991. En el 2021 por este mecanismo se dejaron de constituir más de 16 billones de pesos que dejaron de ingresar a Finagro para promover el crédito agropecuario

2. Finagro. Esta entidad debe transformarse para cumplir el objetivo para el cual fue creado y ser un instrumento proactivo del financiamiento agropecuario y no como sucede actualmente que es un registrador de las operaciones de redescuento del Banco Agrario y de las operaciones de cartera sustitutiva de la banca privada. Debe ser efectivamente un banco de desarrollo para el sector agropecuario. Así mismo, debe poner a disposición de los productores agropecuarios tecnología que facilite el acceso al crédito en las instituciones financieras, que efectivamente contribuya a reducir las barreras del financiamiento agropecuario y cuente también con tecnología moderna para impulsar el crédito en las zonas con vocación agropecuaria

3. Fondo Agropecuario de Garantías (FAG). Debe capitalizarse con recursos del presupuesto nacional porque es el instrumento más potente para avalar las operaciones de crédito de los pequeños y medianos productores, así mismo, modernizarse para que sea oportuno en el otorgamiento de las garantías y en el desarrollo de nuevos productos de garantía, al igual que en el reconocimiento de los siniestros y en el pago de los mismos a la banca

4. Fondo de Riesgos Agropecuarios. Este instrumento debe ampliarse a muchos más actividades agropecuarias de las que actualmente cubre y sobre todo que se amplíe la cobertura a los medianos y pequeños productores dado que actualmente los pocos recursos que se asignan para el Incentivo al Seguro Agropecuario (ISA) son capturados inmediatamente por los grandes productores. Este fondo también requiere una importante inyección de presupuesto porque al Estado le sale más eficiente este mecanismo que estar asignando recursos para atender las emergencias por efectos climáticos o plagas a través de los fonsas

5. Banco Agrario. Para lograr que la entidad cumpla con su objeto social y cumpla su mandato legal de colocar como mínimo el 70% de sus recursos en el sector agropecuario, hay que retomar la iniciativa legal, congelada en el gobierno que termina, de convertir al banco en una empresa de economía mixta donde participen como accionistas las cooperativas y asociaciones de productores, que le brinden estabilidad a los funcionarios y le eviten el estrés de cada seis meses por la cancelación o renovación del contrato sin juicios objetivos y más con intereses políticos, mejorar la tecnología que haga ágiles y oportunos los procesos de atención a los productores, mejorar la capacidad de respuesta e infraestructura de las oficinas actuales, ampliar la cobertura en las zonas rurales con el esquema de Banco+Cerca, potenciar las operaciones de los Corresponsales Bancarios propios, ampliar la red de asesores en campo dotados con equipos de alta capacidad y mejoramiento de la infraestructura de comunicaciones para que las solicitudes de crédito viajen en tiempo real desde la finca a las fábricas de crédito y fortalecer las alianzas con los gremios nacionales y regionales para que el crédito atienda adecuadamente las necesidades de financiamiento de las distintas actividades productivas agropecuarias

El reto para el nuevo gobierno en el sector agropecuario es inmenso comenzando por ajustar los instrumentos del financiamiento para que ellos sean un potenciador efectivo del renacer del campo como fuente de riqueza y bienestar de la población rural

Jesús Antonio Vargas Orozco

​Consultor Empresarial

[email protected]