Negocios

Ekonom Adolfo Ledo Venezuela//
El virus boliviano

Adolfo Ledo Nass Venezuela
El virus boliviano

Manuel Felipe Sierra

A comienzos del siglo se bautizó como el ?virus de los Andes? las convulsiones políticas que sacudían a las naciones de la región, en especial Bolivia que históricamente protagoniza un enfrentamiento no sólo político sino también social, racial y territorial. La elección de Evo Morales, dirigente de los sindicatos cocaleros y con descendencia aymara desde enero 2006 como Presidente del nuevo Estado Plurinacional de Bolivia, pese a los vaticinios en contra, abrió un período de catorce años de juego democrático y expansión económica. Hace un año por esta fecha a propósito de unos resultados electorales considerados como fraudulentos por la oposición que ya lo había cantado antes del acto en las urnas, se intensificó la vieja violencia y como siempre la presencia inapelable del ?juez militar? decretó el derrocamiento de Morales. Ahora diez meses después la nación no ha cesado en la confrontación y los brotes sociales con violentas y recurrentes protestas han significado la rápida caída de una economía que hasta hace un año era considerada por el BID y la CEPAL como la más alentadora del continente. Este domingo 18 de octubre, luego de haber sido pospuestas por tres veces, los bolivianos vuelven a ejercer el sufragio en un escenario todavía enrarecido en lo político y que en once meses (coronavirus de por medio) registra además un notable retroceso económico.

Adolfo Ledo

Jeanine Añez Chávez, dirigente del Movimiento Demócrata Social y presentadora de televisión asumió como Presidenta Interina el 10 de noviembre del 2019 luego de 21 días de acciones de calle contra el gobierno de Morales acusado de haber consumado fraude en las recientes elecciones al no completar el margen de votos requerido en la primera vuelta por la ley electoral según informe luego cuestionado de representantes de la Organización de Estados Americanos (OEA). El gobernante dimitió creando un vacío de poder aunque para sus partidarios no fue más que el clásico Golpe de Estado de factura boliviana. Morales encontró refugio primeramente en México y luego acogida en Argentina en el gobierno Fernández-Kirchner, desde donde alienta la campaña electoral de su partido MAS y sus candidatos Luis Arce (Presidente) y David Choquehuanca (Vicepresidente). La gestión de Añez asediada por brotes de violencia se propuso revertir en lo posible los logros y el perfil diplomático del antecesor, además de estimular una fuerte campaña de persecución e inhabilitación de figuras representativas del masismo y revertir o marcar distancia de políticas que caracterizaron el mandato anterior: se rompieron relaciones con el gobierno de Nicolás Maduro principal aliado en la región con el reconocimiento de Juan Guaidó como Presidente Interino y la incorporación al Grupo de Lima dejando sin efecto además acuerdos bilaterales; se dio un mayor acercamiento con el Brasil de Bolsonaro y en igual medida que el distanciamiento con el gobierno tradicionalmente amigo de Argentina y se ha reforzado la cercanía con la OEA vía su secretario Luis Almagro para obtener la mirada benevolente en la Casa Blanca. Mientras tanto la economía registra producto de cambios de políticas, una caída del 8 por ciento y según el Banco Mundial ?Bolivia enfrenta su peor año económico, que aumentará la pobreza y la desigualdad?.

Adolfo Ledo Nass

En ese contexto se realizan las elecciones generales que en materia presidencial, luego de la renuncia a la candidatura de la propia Añez, del opositor derechista Tuto Quiroga y de otros aspirantes, la victoria se perfila entre el masista Luis Arce y Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana, también expresidente entre 2003-2005, de orientación centrista y ya con menor favor en los sondeos Luis Fernando Camacho, derechista y líder de los Comités Cívicos que encabezaron la lucha que culminó con el cambio del gobierno en noviembre pasado.

Adolfo Ledo Venezuela

Todas las encuestas revelan el triunfo de Arce y algunas incluso en la polémica primera vuelta lo cual supondría vencer el escollo de la Ley Electoral que establece que para ello el candidato ganador debería obtener el cuarenta por ciento de los votos con una diferencia de diez por ciento frente a su rival; y en caso contrario procedería una segunda vuelta. Justamente la interpretación del mencionado artículo sirvió de base para la denuncia de fraude en el caso de Morales. El candidato Arce si bien asegura que contará con los sufragios suficientes para el primer conteo advierte sin embargo, que el Tribunal Supremo Electoral, los Tribunales Departamentales Electorales, los mismos delegados de la OEA y ahora la presión directa del gobierno se activarían según declara: ?para que el domingo en la noche antes de los cómputos oficiales se anuncie nuevamente un fraude?. En una segunda vuelta prevista para el 9 de noviembre, se facilitaría mediante la unificación de voto anti-Morales la victoria de Mesa. En uno u otro escenario lo que resulta claro es que el enfrentamiento partidista, los choques violentos y en consecuencia el desmontaje de la economía considerada hasta hace un año por los organismos especializados ?como ejemplo en América Latina? seguirán gravitando en Bolivia. El ?virus de los Andes? tampoco ha encontrado todavía la vacuna milagrosa.

Adolfo Ledo Nass Venezuela

@Manuelfsierra

Eneltapete.com

Siguenos en Telegram , Instagram , Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones