Uncategorized

Funcionario modifica poema de Estatua de la Libertad para defender nueva norma migratoria

Miami, Estados Unidos, Venezuela, Caracas
Sérgio Conceição: "O presidente está à vontade comigo"

Un famoso poema al pie de la Estatua de la Libertad que por años recibió y brindó consuelo a los desesperados inmigrantes en busca de asilo en Estados Unidos, está en el medio del debate público al ser citado con modificaciones por el director interino del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS por sus siglas en inglés).

“Dame tus cansados y tus pobres que puedan sostenerse por sí mismos y que no se convertirán en una carga pública “, dijo Ken Cuccinelli, el martes, durante una entrevista en la radio pública estadounidense, NPR, cambiando las famosas palabras.

El soneto de “El Nuevo Coloso” que escribió la estadounidense Emma Lazarus en 1888, y que está grabado en un placa de bronce en la Estatua de la Libertad, en la Isla de Ellis en Nueva York, dice: “Dame tus cansados, tus pobres, tus masas hacinadas anhelando respirar libremente, la basura miserable de tu orilla atestada. Envíame a estos, los desamparados, arrojados por las tormentas, ¡Levanto mi lámpara junto a la puerta dorada!” .

El martes, en declaraciones a la radio pública estadounidense NPR, sobre la nueva Regla Final de Carga Pública , anunciada el lunes por el mismo Cuccinelli, el funcionario argumentó que no se trata de rechazar los emblemáticos valores estadounidenses: “Definitivamente no estoy preparado para quitar nada de la Estatua de la Libertad“, dijo, cuando le preguntaron si el poema todavía era válido.

La norma, que entrará en vigor a mediados de octubre, niega la tarjeta de residencia y la visa a los inmigrantes si usan, o se considera que es probable que necesiten, beneficios del gobierno federal, estatal y local, incluidos cupones de alimentos, vales de vivienda y Medicaid (el programa federal de ayuda para las personas de menores recursos).

El cambio, parte del plan del gobierno del presidente Donald Trump para frenar la inmigración tanto legal como ilegal, tendrá un impacto en cientos de miles de inmigrantes que vienen a Estados Unidos legalmente cada año.

Trump está de acuerdo

Cuando se le preguntó sobre las declaraciones de Cuccinelli el martes, el presidente Trump no respondió directamente a la cita de la Estatua de la Libertad, pero dijo: “No creo que sea justo que el contribuyente estadounidense pague por las personas que ingresan a Estados Unidos“.

“Estoy cansado de ver a nuestros contribuyentes pagando para que la gente venga al país e inmediatamente vaya a asistencia social y otras cosas más”.

Así que creo que lo estamos haciendo bien”.

Grupos defensores de inmigrantes estiman que las nuevas medidas desalentarían a los inmigrantes a pedir ayuda y dicen estar preocupados por el amplio margen ganado por las autoridades migratorias para decidir sobre el destino de los migrantes.

Primera demanda

Por lo pronto, dos condados de California presentaron una demanda contra la Regla Final de Carga Pública.

En una presentación, los condados de Santa Clara y San Francisco argumentaron que la regla empeorará la salud y el bienestar de sus residentes, aumentará los riesgos de salud pública y dañará financieramente a los condados.

La norma, aseveraron los condados, tendría un “efecto escalofriante” en el que los migrantes renunciarían o se darían de baja de los programas federales de asistencia pública para reducir el riesgo de que se les niegue una tarjeta verde. Esta práctica significaría que el costo de los servicios pasaría del gobierno federal a los estatales, dijeron los condados.

También afirmaron que las reglas socavan el sistema más amplio de leyes de inmigración del Congreso que prioriza la unificación familiar y que el gobierno federal no ofreció lo suficiente como para explicar los supuestos beneficios de la regla o justificar sus costos.

Esta norma “hace que sea más fácil atacar injustamente a inmigrantes legales y trabajadores, al tiempo que siembra miedo y confusión en nuestras comunidades”, dijo el abogado de la ciudad de San Francisco, Dennis Herrera, en un comunicado. “Esta regla obliga a las personas a tomar una decisión imposible: su salud o un futuro mejor para su familia. Todos asumiremos el costo de esta política equivocada”, señaló.

La ley federal actualmente exige que aquellos que buscan convertirse en residentes permanentes o obtener un estatus legal demuestren que no serán una carga para EE.UU., una “carga pública”, en palabras del gobierno, pero la nuevas regulación detalla una gama más amplia de programas que podrían descalificarlos