Deportes

La audiencia de Mueller es la apuesta por todo o nada para los demócratas

Washington (CNN) ?  Los demócratas están depositando sus últimas y mejores esperanzas de probar que el presidente Donald Trump cometió crímenes imputables en el ex fiscal especial Robert Mueller, quien está dispuesto a servir de mala gana como testigo estrella en la audiencia televisada del miércoles.

La cita de Mueller ante dos comisiones de la Cámara de Representantes representa el arma más poderosa de los demócratas en una guerra por la percepción pública sobre Rusia que han estado perdiendo frente a la contundente campaña de relaciones públicas de Trump.

También se perfila como un riesgo para los demócratas si el taciturno Mueller no proporciona un testimonio explosivo que pueda asestar un golpe al presidente. Parece igual de probable que la audiencia aumente la presión de los liberales sobre la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para iniciar las audiencias de juicio político, así como para desinflar los esfuerzos de los demócratas por dañar gravemente a Trump antes de las elecciones de 2020.

LEE : 7 preguntas clave que el Congreso debe formular a Robert Mueller

El amargo legado de la campaña de 2016 y las acusaciones de que Trump cooperó con el esfuerzo de interferencia de Rusia en las elecciones y obstruyó la justicia para encubrirlo han ensombrecido todo el mandato del presidente en la Casa Blanca y lo llevaron a su mantra ?Sin colusión?, que repitió de nuevo el lunes por la mañana.

?Al altamente conflictivo Robert Mueller no se le debe dar otro bocado a la manzana. Al final, será malo para él y para los demócratas hipócritas en el Congreso que no han hecho más que perder tiempo en esta ridícula cacería de brujas?, escribió Trump.

Pero el informe matizado de Mueller, una decisión para evitar una recomendación de la fiscalía y un esfuerzo administrativo agresivo para desactivar algunos de sus hallazgos más dañinos neutralizaron el impacto del informe que publicó en abril.

El presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, el demócrata Jerry Nadler, argumentó el domingo que había ?pruebas muy sustanciales? de que el presidente era culpable de ?delitos graves y menores?, el estándar constitucional para el juicio político.

?Tenemos que? dejar que Mueller presente esos hechos al pueblo estadounidense, y luego ver a dónde vamos, porque la administración debe rendir cuentas?, dijo Nadler en ?Fox News Sunday?.

Una encuesta de CNN el mes pasado encontró que el 76% de los demócratas respaldan la idea de destituir a Trump. Pero el 54% de los estadounidenses en general se opone a la idea.

Trump, quien ha dicho que no verá el testimonio, tuiteó simplemente el domingo: ?¡Acoso presidencial!?

Las audiencias son solo la última gran saga política de la época turbulenta y surrealista de Trump y llegan en un momento políticamente delicado. La campaña de 2020 se está acelerando y el presidente está avivando otra polémica controversia provocada por sus tuits racistas dirigidos a cuatro miembros demócratas del Congreso, parte de una estrategia de profundizar las divisiones sociales para su propia ventaja política.

?Mire la miniserie? En su informe, Mueller describió cómo la campaña de Trump esperaba beneficiarse de la injerencia rusa en las elecciones y enumeró varias instancias de cómo el presidente pudo haber interferido en las investigaciones y obstruido la justicia.

Pero la renuencia de Mueller a buscar el foco de atención, un esfuerzo políticamente astuto del secretario de Justicia, William Barr, para manejar sus revelaciones y la naturaleza complicada de los cargos privaron al informe de parte de su impacto.

?Las personas no siempre necesariamente leen los libros, no siempre leen los informes: verán la película, verán la miniserie ?, dijo Bradley Moss, un abogado de seguridad nacional.

?Verán una audiencia televisada de dos o tres horas, verán los fragmentos de las entrevistas?, dijo Moss el viernes en ?Right Now? de CNN.

La controversia sobre Rusia, a pesar del comportamiento cuestionable de Trump, hasta ahora ha carecido del momento dramático que definió la era que brindaron las audiencias del Senado sobre Watergate en los años setenta.

Una campaña integral de demora y obstrucción por parte de la administración ha privado a los demócratas de la oportunidad de interrogar a muchos testigos clave, como el ex abogado de la Casa Blanca Don McGahn.

Se está desarrollando una batalla judicial prolongada para desafiar la negativa de la Casa Blanca a proporcionar pruebas y testimonios. Los demócratas podrían finalmente prevalecer en esos casos, pero cada mes que pasa erosiona la potencia política de la controversia de Rusia y facilita la exposición del presidente.

Es por eso que esperan que Mueller demuestre ser un cambio político en el juego.

Como mínimo, los demócratas planean pintar la imagen de una presidencia criminal, carente de ética, nacida de la voluntad de beneficiarse de la intervención de una potencia extranjera en la democracia estadounidense.

Aunque parece imposible para los demócratas destituir a Trump de su cargo dado el control del Senado por parte del Partido Republicano, esperan que la audiencia refuerce su caso para 2020 de que es demasiado corrupto y antipatriótico para merecer un segundo mandato.

LEE : Los demócratas tienen un nuevo plan para interrogar a Mueller sobre los supuestos crímenes de Trump

Mueller no quiere testificar. Se necesitó una citación para llevarlo al Capitolio. Y a lo largo de los años en Washington, Mueller ha demostrado ser un testigo que se mantiene estrictamente en su carril, por lo que existe el riesgo de que su testimonio pueda ser un anti-clímax.

Pero el fiscal especial dio una idea de su potencial como testigo con una decisión sorprendente de romper su silencio y hacer una declaración pública al final de su investigación que dominó la noticia por días.

Los legisladores demócratas planean interrogarlo en las partes del informe que son más condenatorias para Trump, especialmente las acciones que creen que son instancias imputables de obstrucción.

Mueller no llegó a la conclusión de que Trump cometió un delito en su informe y dijo a los reporteros en mayo que no había ?pruebas suficientes para acusar sobre una conspiración más amplia? entre la campaña de Trump y los rusos.

Pero Mueller, quien presentó cargos contra 37 personas en su investigación, incluyendo seis colaboradores de Trump, tampoco exoneró a Trump en la parte de obstrucción de su investigación.

?Si tuviéramos confianza en que el presidente claramente no cometió un delito, lo hubiéramos dicho?, dijo Mueller. Esa declaración puede proporcionar el punto de partida para muchas de las preguntas de los demócratas.

?Un revoltijo de obstrucción? Los demócratas también se centrarán en la segunda parte del informe de Mueller sobre la obstrucción. Hay cinco áreas del informe de Mueller en las que creen que el presidente obstruyó la justicia, incluidos sus esfuerzos por despedir al fiscal especial y por manipular a testigos como su ex presidente de campaña Paul Manafort.

?Hubo solo un revoltijo de obstrucciones por parte de Trump, ya sea pedirle al personal que mienta por él, ya sea pedirle al personal que realice acciones que eran obstructivas, y pedirle a Mueller que renuncie, o pedir (al entonces secretario de Justicia Jeff) Sessions que se ?desrecusara? (o desinhibiera), dando indultos antes que Manafort, dando el indulto antes que Michael Cohen una vez?, dijo el representante Steve Cohen, demócrata por Tennessee, el viernes en ?The Situation Room? de CNN.

Otra oportunidad para los demócratas es la admisión de Mueller de que la guía del Departamento de Justicia sobre el tema de procesar a un comandante en jefe en ejercicio significaba que ?acusar al presidente de un delito no era una opción que podríamos considerar?.

Los demócratas probablemente intentarán que Mueller diga si las acciones de Trump, especialmente en la parte de obstrucción de la investigación, se habrían acusado si fuera un ciudadano privado.

Los legisladores requerirán disciplina en sus interrogatorios y deberán evitar la histriónica personal en un entorno en el que habitualmente cometen críticas cruzadas a través de la grandilocuencia y carecen del enfoque metódico de los fiscales.

Los demócratas en la Comisión de Inteligencia y los republicanos en el panel judicial ya han apostado tácticas en audiencias simuladas por separado con ayudantes principales que protagonizan a Mueller, informó CNN.

También presionarán a Mueller sobre los contactos con Rusia y WikiLeaks detallados en el informe. Algunos legisladores también podrían querer probar sus puntos de vista sobre Barr, después de que el entonces fiscal especial escribió dos cartas a su jefe quejándose de que su resumen del informe no reflejaba con precisión sus conclusiones y causaba confusión pública.

LEE : Investigadores del equipo de Mueller expresan frustración por la carta de Barr

Los críticos de Barr advirtieron que su intervención fue un intento políticamente motivado para establecer una narrativa pública engañosa sobre el informe y para proteger al presidente.

Los miembros republicanos generarán interferencias y es probable que intenten convertir la audiencia en un circo para convencer a los votantes de que es solo un típico desastre partidista de Washington.

También es probable que cuestionen a Mueller por la conducta de su equipo, de la que Trump se ha quejado por ?parcial? y cuestiona los motivos de la apertura de la investigación del FBI sobre Rusia.

?Los republicanos no han olvidado dónde comenzó esta investigación, y habrá muchas preguntas sobre lo que dijo, lo que no dijo y cómo comenzó esto?, dijo el representante Doug Collins, el principal miembro republicano de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, el domingo en Fox News.

Y Collins predijo que la audiencia tendría poco impacto político en general.

?Antes le he dicho a algunas personas que es como volver atrás y encontrar un libro en el estante que parece nuevo, y de repente empiezas a leerlo y te das cuenta, espera, ya leí esto antes?.

MÁS INFORMACIÓN