Deportes

En más de la mitad de las regiones aumentó la pobreza

Miami, Estados Unidos, Venezuela, Caracas
Real Madrid: "El de Kubo es el peor error del Barcelona en muchos años..." - AS.com

No es un secreto que en las regiones más apartadas del país se han concentrado históricamente los mayores problemas sociales. Ahora, de nuevo lo ratifica la más reciente medición de pobreza y desigualdad que dio a conocer este viernes el Dane.

Según la entidad, en el 2018, las tres regiones con el mayor porcentaje de población en situación de pobreza monetaria, definida esta como la proporción de habitantes con un ingreso per cápita por debajo de la llamada línea de pobreza, fueron Chocó, La Guajira y el Cauca.

En el caso del Chocó, por ejemplo, según el Dane, 61 de cada 100 habitantes registraron el año pasado ingresos mensuales por debajo de los 222.023 pesos ($ 7.400 diarios); mientras que en La Guajira, el 53,7 por ciento de habitantes tuvieron un ingreso inferior a 229.271 pesos, y en el Cauca, 50,3 por ciento de la población fue clasificada como pobre, al no tener ingresos por habitante que superaran los 213.930 pesos mensuales.

Los ingresos que recibe un trabajador del salario mínimo Conozca el escalafón de pobreza monetaria en los departamentos En Caldas están los que sienten que tienen más calidad de vida

Pero uno de los aspectos que más llama la atención es la diferencia abismal del indicador de pobreza nacional con el de los departamentos. Mientras el Dane registró recientemente que la pobreza monetaria del país había permanecido prácticamente estable al pasar del 26,9 por ciento en el 2017 a 27 por ciento en el 2018, en más de la mitad de las 24 regiones que se midió este indicador, incluida Bogotá (54,1 por ciento), se deterioraron las cifras respecto al 2017.

En Caquetá el indicador de pobreza monetaria se incrementó en cinco puntos porcentuales

FACEBOOK TWITTER En otras palabras, en más de la mitad de las regiones del país subió la población cuyos ingresos per cápita no alcanzan el umbral de la pobreza monetaria.

La mayor variación en este sentido la tuvo el departamento del Caquetá, cuyo indicador de pobreza monetaria se incrementó en cinco puntos porcentuales, al pasar de 35 por ciento a 40,1 por ciento, constituyendo, según las definiciones del Dane, una variación estadísticamente considerable.

El segundo departamento en el que más subió la pobreza fue el Chocó, que pasó del 58,7 por ciento en el 2017 al mencionado 61,1 por ciento el año pasado. Enseguida está Cesar, en la que hubo un alza de 2,2 puntos porcentuales entre el 2017 y el año pasado, cuando el indicador cerró en 42,9 por ciento.

Incluso, en Cundinamarca, región que tuvo el menor indicador de pobreza monetaria entre las 24 regiones medidas por el Dane, la cifra subió el año pasado, al ubicarse en 16,4 por ciento, frente al 14,7 por ciento del 2017.

Entre tanto, la mayor reducción del indicador se dio en Caldas, en la que hubo una reducción de 4,1 punto porcentuales, al ubicarse en el 2018 en 22,1 por ciento. Este resultado coincide con el hecho de que en la encuesta de calidad de vida fue el departamento c on la más alta calificación en materia de satisfacción de los habitantes con su calidad de vida.

Desigualdad Por el lado de la pobreza multidimensional, que a nivel nacional fue del 19,6 por ciento el año pasado, en los departamentos también se ven grandes diferencias frente al total nacional.

Hay que recordar que este indicador mide la pobreza desde las dimensiones de condiciones educativas del hogar, condiciones de la niñez y la juventud, trabajo, salud y condiciones de la vivienda y acceso a servicios públicos.

Así, Guainía cerró el año pasado con un indicador del 65 por ciento, seguido de La Guajira (51,4 %), Chocó (45,1 %), Norte de Santander (31,5 %) y Caquetá (28,7 %).

En el otro extremo están Bogotá (4,4 %), San Andrés (8,9 %), Cundinamarca (11,5 %) y Risaralda (12,5 %).

Estos resultados son producto de la política social que busca bajar pobreza con asistencialismo. Evidencian que unos colombianos viven en el siglo XXI y otros, en el XVII

FACEBOOK TWITTER “Estos resultados son producto de la política social que busca bajar pobreza con asistencialismo. E videncian que unos colombianos viven en el siglo XXI y otros, en el XVII”, manifestó la investigadora Cecilia López.

Del informe del Dane se desprende también que persiste la desigualdad en los ingresos, es decir, la distancia entre lo que reciben ricos y pobres. El departamento más desigual es Chocó, con un coeficiente Gini de 0,579, seguido de La Guajira, con 0,552.

Donde más subió la desigualdad fue en Santander, que registró un aumento de 3,3 puntos en el indicador, mientras que la variación fue de 2,3 puntos en Huila. La región con la mayor reducción en este frente fue Boyacá, en la que el descenso fue de 3,1 puntos.

Las tácticas de los colombianos para ahorrar energía De la Encuesta de Calidad de Vida se desprende que la principal estrategia de los colombianos para ahorrar energía es apagar luces: lo hace el 89,1 por ciento de los 15,5 millones de hogares.

La región más disciplinada en este sentido es Risaralda, en la que el 98,5 por ciento de los 322.000 hogares afirmó hacer esta práctica.

Cuando de usar bombillos ahorradores se trata, la región con el porcentaje de hogares más alto en esta táctica es Risaralda (96,4 %).

Entre tanto, para ahorrar agua a nivel nacional la técnica más utilizada en el 2018 fue la reutilización del líquido: el 36,9 por ciento de todos los hogares sondeados manifestaron hacerlo. Bogotá se ubicó a la cabeza de esta alternativa, con el 50,3 por ciento de los habitantes, seguida por Cundinamarca, con el 48,5 por ciento de los 888.000 hogares consultados.

Para economizar agua, la segunda práctica más usada es el uso de tanques sanitarios de bajo consumo (32,8 %), y la región con mayor porcentaje fue Risaralda, con el 48,3 por ciento de los hogares que dijeron hacerlo.

Caldas y Putumayo, polos opuestos en calidad de vida Otro de los mapas que también destapó el viernes el Dane fue la desagregación, por departamentos, de la calidad de vida, con lo que toma el pulso de las personas acerca de su satisfacción con la vida en general y aspectos como el ingreso, el trabajo, la seguridad y la salud.

En este sentido, mientras en una escala de 1 a 10 la satisfacción en el 2018 para todo el país fue de 8,2 sobre 10, en las cabeceras municipales fue 8,31, y de 8,12 en centros poblados y rural disperso.

Así calificaron las regiones su calidad de vida Al detallar las regiones, la mayor calificación la pusieron los caldenses, con un 8,7, seguidos por Risaralda y Antioquia, con una evaluación de 8,62 y 8,49, mientras que en los niveles más bajos, por debajo de 8, calificaron la satisfacción con su calidad de vida los habitantes de Guainía, Chocó, Cauca, Nariño y Putumayo.

Los datos coinciden con los mayores niveles de pobreza que, sin embargo, son distintos a la percepción que tienen los colombianos sobre este tema. En el total nacional, el 34,8 por ciento se siente pobre, en tanto que 10 departamentos tienen una percepción subjetiva de pobreza inferior a la media nacional y en el Chocó está la mayor insatisfacción, con un 76,3 por ciento.

En cuanto al ingreso que reciben los consultados, todas las percepciones de los 32 departamentos, más Bogotá se ubicaron por debajo de 8, y la mayor insatisfacción se da en los departamentos más pobres, ya que el nivel de agrado con el ingreso que se recibe fue de 5,6 en Nariño, de 6,1 en Cauca, de 6,2 en Sucre y de 6,4 en Guainía.

Entre tanto, en Caldas es donde la gente se siente más a gusto con su ingreso (nota de 7,4), seguida por Antioquia y Bogotá, región y capital en la que la puntuación de la gente encuestada fue de 7,2.

San Andrés fue la zona con la segunda mayor proporción de hogares con acceso a energía eléctrica

FACEBOOK TWITTER En cuanto al acceso a servicios públicos, luego de Bogotá, entre las regiones se destacó el Valle, con el segundo mayor nivel en gas natural, acueducto y alcantarillado. San Andrés fue la zona con la segunda mayor proporción de hogares con acceso a energía eléctrica , pero con los menores niveles de acceso en los demás servicios.

Asimismo, Putumayo es el departamento con menos porcentaje de personas totalmente satisfechas con su trabajo (7,3 por ciento), mientras que Caldas es el de mayor porcentaje plenamente a gusto con su actividad, con un 40 por ciento.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá