Tecnología

Candilejas y Aplausos | Jessica Sosa, la periodista que canta boleros

Nuevos Vecinos, Madrid, España
Abren tumbas en El Vaticano por el caso de Emanuela Orlandi y las consiguen vacías

Es periodista, ancla de VTV desde hace 12 años y se mantiene vibrando en el mundo audiovisual e impreso. Se trata de Jessica Sosa quien también estuvo en Unión Radio como co-ancla en los programas de Marypili Hernández y Esther Quiaro; en AN Radio como presentadora; hace poco hizo un programa sobre lactancia materna, “Tetas y algo más”, en Radio Nacional de Venezuela. Fue parte del staff de periodistas de” Últimas Noticias” y actualmente colabora en varias páginas web. Además, fue candidata a concejal por el circuito 3 del municipio Libertador. No lo logró, pero siempre se mantiene activa apoyando el feminismo, contra la violencia hacia la mujer, una de sus causas. Ahora se adentra en el área musical cantando boleros: “El bolero es un género muy sencillo que expresa mucha emoción, sentimiento, y creo que es más fácil hacer conexión con la gente. ¿Quién no se ha despechado o enamorado con un bolero? ¿Quién no ha dedicado un bolero?”. Jessica, antes,  cantaba música tradicional pero su abuela, quien murió hace un mes, le hacía escuchar boleros mientras cocinaba. “Me interesó aprenderlos y aquí estoy”.

Este viernes 12 de julio estará desde las 6 de la tarde en el Teatro Alameda, San Agustín del Sur, donde cantará 12 canciones: “Mi juramento”, “Motivo”, “Somos novios”. También hará teatro, alternando cada una de esas canciones con un monólogo escrito por Indira Carpio, en el que contará episodios de su vida. Luego de esto, el sábado 13 de julio estará en Sur 21 del Parque Los Caobos, a partir de las 3:00 de la tarde para hacer lo propio y decirle al público: “Estoy aquí. Quiero ser parte de esa especie de cultura caraqueña que existe, de esa movida de espacios de encuentro”. Aquí Jessica nos cuenta su amor a Caracas.

—¿Cuál es tu lugar preferido en Caracas? —El Waraira Repano, el Ávila. Cuando era joven (risas) agarré una fiebre de subir a pie todos los domingos, así fuera lloviendo. En mi vida de adulta, de cuando uno comienza a pagar cuentas, cuando tenía un problema o debía tomar una decisión difícil, subía y me sentaba en Galipán. Eso me relajaba y me hacía sentir siempre mejor y ver las cosas con mayor claridad. Estoy tratando de retomar eso desde hace un mes… La metáfora de ir subiendo la montaña e ir superando las dificultades físicas y emocionales que te genera eso, con lo que ocurre en la vida, para mí es maravillosa.

—Un local nocturno —No soy rumbera, jamás lo he sido, siempre he sido zanahoria, pero últimamente me gusta ir al Eje del Buen Vivir, en Bellas Artes. Es un lugar mágico. Aunque recomendaría para los salseros todos los bares y antros que hay en San Agustín: El bar de Longa, el Bar de Mango, La Tasquita…

—Una esquina —El Conde, en Parque Central. A mis hijos les encanta que me lance a toda velocidad por “la bajadita”.

—Una película —Tengo muchas. Puedo ver mil veces “The Post, Los Oscuros Secretos del Pentágono”, “Talentos Oculto”s. Creo que por ser mujer y ser negra, me siento plenamente identificada con esas mujeres maravillosas y me llena de orgullo lo que hicieron… ¡Ah! Y un clásico: comer, rezar, amar.

—Una canción —Es muy difícil decir una. Voy desde la música tradicional, con la que me formé cantando, paso por los boleros, el pop, la música latinoamericana casi toda, pero te digo la que tengo pegada ahorita “Ganamos”, de Bebe. Esa canción es mi historia actual.

—Un libro —”El General en su laberinto”. Lo leí por primera vez durante mi primer embarazo. De ahí salió el nombre de mi hija, Miranda, en honor a la jamaiquina Miranda Lindsay que salvó la vida de Bolívar. Amo ese libro porque me permite entender no solo al Bolívar real, al que no está en los altares, su enfermedad, su pasión, sino que también me hizo ver de otra forma a Colombia y sus similitudes con cualquier pueblito nuestro.

—Un poema — Walking Around , de Pablo Neruda. Es de una hermosura sublime y tengo momentos de locura o lucidez en que siento que fue escrito por mí. Siento plenamente lo mismo.

—¿Tienes algún ritual? —Muchos. Antes de salir a cámara, estudio a mis entrevistados, saber por dónde se puede ir o salir en cada pregunta. Me gusta tener control de las entrevistas. Leo cualquier cosa antes de salir a cámara. Eso hace que no me equivoque en dicción y pronunciación. Igual hago ejercicios unos minutos antes… prrrrrrrrrrrr, por ejemplo, aunque cualquiera del equipo técnico te va a decir que siempre que me pinto las uñas dos minutos antes de salir al aire (risas). Para cantar, siempre vocalizo y trato de poner la mente en blanco.

Ciudad CCS / Rocío Cazal