Internacionales

ICV presenta un concurso de acreedores y un ERE

Globovision
[Clásico Telúrico] The Lovin' Spoonful - Summer In The City (1966)

El dirigente de ICV y de Catalunya en Comú, David Cid, en el centro, junto con sus compañeros de partido Marta Rivas y Ernest Urtasun. / EFE / ALBERTO ESTÉVEZ

El Consell Nacional de  Iniciativa per Catalunya Verds  ha decidido  presentar concurso de acreedores y un expediente de regulación de empleo  ante la difícil situación económica de ICV, con una deuda de 9,2 millones, que podría desembocar en los próximos meses en una “situación de insolvencia”, lo que pretende evitar.

Según ha informado hoy esta formación política, aunque ICV, a día de hoy, no se encuentra en situación de insolvencia, “el análisis de la situación económica hace prever que en los próximos meses se pueda producir esta posibilidad y a entrar en una situación de degradación que se quiere evitar”.

La situación actual se explica por el elevado endeudamiento, acumulado a lo largo de los años, que se ha ido reduciendo, pero que a día de hoy es de 9,2 millones, mientras el activo del partido corresponde a 26 locales, con un valor de tasación de 8,2 millones.

ICV precisa que el patrimonio inmobiliario de ICV, especialmente la Sede Nacional del Passatge del Rellotge, en Barcelona, “no se ha podido vender en las condiciones adecuadas para amortizar la deuda”.

Pérdida progresiva de ingresos Junto al elevado endeudamiento acumulado por el partido se ha producido en los últimos años una progresiva pérdida de ingresos, pues en los últimos ciclos electorales la formación ha perdido representantes electos en las instituciones.

ICV decidió en su 10 Asamblea Nacional (2013) abrir un proceso de confluencia con otras fuerzas políticas y sociales que ha llevado a que no se haya presentado con sus siglas a las últimas elecciones catalanas, municipales, europeas y generales.

A corriente de pago Iniciativa asegura que está al corriente de pago de los salarios del personal laboral, de las cotizaciones correspondientes a la Seguridad Social y de sus obligaciones fiscales, y que “el proceso del concurso de acreedores se producirá de forma ordenada y con las mayores garantías”.

Pese a la difícil situación económica de la formación, ICV asegura que “continuaremos comprometidos, trabajando, como siempre hemos hecho, por los derechos sociales y nacionales, la mejora de las condiciones de vida de las clases populares y la transformación de la sociedad en un sentido ecologista, feminista y socialista”.

Temas: ICV