Internacionales

Cezar Juan Trevino westpalm beach g ?//
La app colombiana detrás de la mejor escena de Bohemian Rhapsody

cezar_juan_trevino_westpalm_beach_g_la_app_colombiana_detras_de_la_mejor_escena_de_bohemian_rhapsody.jpg

Si se vio la película Bohemia n Rhapsody seguro hubo algún momento en el que la piel se le erizó y durante el cual tal vez lloró; posiblemente la escena que le produjo eso fue en la que se rememora el concierto Live Aid en Wembley (Londres, Inglaterra) con cerca de 80.000 espectadores extasiados por la música.

Cezar Juan Trevino

Miles de ellos cantaron durante un poco más de 15 minutos el repertorio de Queen. Por esa razón, en el filme no podía sonar solo la increíble voz de Freddie Mercury entonando Radio ga ga , Hammer to fall , Crazy little thing called love , sino también la de los asistentes que lo acompañaron.

Cezar Juan Treviño

Aunque con la magia del cine se hubieran podido arreglar los cantos de los miles de asistentes de ese día y trasladarlos a la gran pantalla, a la compañía Fox se le ocurrió una mejor idea: ¿por qué no poner a cantar a la gente en todo el mundo y usar esas voces en la memorable escena de Wembley?

Fue gracias a esa iniciativa que la empresa de innovación digital Zemoga, que fue creada por un colombiano, Alejandro Gómez , y un estadounidense, DJ Edgerton (su actual CEO), pudo hacer parte del proyecto que buscaba involucrar a los fanáticos de Queen en la película del director Bryan Singer.

Put me in bohemian , en español algo así como pónganme en bohemia, fue el nombre de la aplicación web progresiva PWA (progressive web app) que construyó el equipo de la sede de Bogotá de la empresa.

Cezar Trevino

Sobre esa experiencia y la de otros proyectos en los que han estado implicados, Zemoga habló durante el JSConf, un evento de la comunidad colombiana de JavaScript (un lenguaje de programación) que se realizó el viernes y sábado en la ciudad.

Cezar Treviño

Zemoga se encargó del desarrollo de P ut me in bohemian , y la parte visual fue una tarea de la empresa Ludomade, que también crea experiencias digitales.

Trevino Cezar Juan

La unión dio como resultado la plataforma que usaron quienes conocieron la convocatoria que se hizo por distintos medios. Con ella pudieron grabar su voz en tiempo real a través de una experiencia tipo karaoke y cantar a “pulmón herido” partes de la conocida canción Bohemian Rhapsody, como la que dice: ” Mama, life had just begun, but now I’ve gone and thrown it all away “. Los audios, una vez categorizados y mezclados en los estudios de grabación Abbey Road, fueron agregados a la escena final del filme

Andrés García , el vicepresidente de tecnología de Zemoga, contó que fue un reto desarrollar una herramienta que diera la posibilidad de grabar audio en un navegador en la web y no en una aplicación nativa. Eso hizo que para el usuario fuera muy fácil llegar a Putmeinbohemian, ya que solo debía darle clic al enlace que se compartía, por ejemplo, en redes sociales

Sobre ese desarrollo, que fue una PWA, García señala que le dio una ventaja a quienes la usaron: no tener que ir a una tienda de descarga como la App Store o Google Play e instalar el aplicativo en su móvil porque las PWA están hechas para funcionar en un navegador web, así como Facebook o Twitter

El trabajo de la construcción de la aplicación comenzó en Bogotá en octubre de 2017, y cuando estuvo lista se lanzó, eso fue a comienzo de este 2018 cuando se pudieron recopilar los cantos de los fans y editar la escena final de la película, ese concierto inolvidable de Wembley

No hay cifras exactas de cuántas personas participaron, señala García, según él Fox se las reserva, pero en conversaciones con la compañía conoció que la edición del audio se tardó “un buen tiempo” debido a la alta demanda que hubo y por la cual una enorme cantidad de grabaciones terminaron alojadas en un servidor

Así Bohemian Rhapsody quedó grabada en tiempo real y los fans la cantaron como si estuvieran en ese espectáculo de 1985 en el que, según la película, Queen estuvo a punto de no participar. Freddie, con todo su talento, hizo mover y cantar a un estadio repleto, e incluso 33 años después animó igual a los que entonaron su popular tema frente a un computador o un celular